Motivación y temas para escribir en un blog

Mantener la misma periodicidad de publicación de artículos cuando escribes en un blog no es sencillo. Aunque en ocasiones no lo parezca, detrás de cada blog hay una persona con una vida propia que va evolucionando y que afecta directamente al tiempo que puede dedicarle a escribir en su blog. Estoy hablando, evidentemente, de blogs personales en los que el autor expresa en su blog aquello que le apetece de una manera, en principio, desinteresada. Además, no siempre es fácil encontrar algún tema sobre que escribir. En definitiva, un tema que te interese y que te de motivos para escribir.

Recientemente, me he encontrado con varios casos bloggers a los que leo a menudo a los que les sucede algo que mantiene relación con lo que acabo de escribir. Es el caso de Creative Minds. Alfonso, autor de Creative Minds, comentaba textualmente en La vida blogueada:

Como antiguo escritor compulsivo y viéndolo con algo de distancia, me lo estoy tomando de forma más tranquila. Ahora trato de leer más y escribir menos.

Recuerdo como hace varios meses, Alfonso escribía tranquilamente tres artículos diarios. Hoy en día escribe algunos artículos a la semana. Si no tuviese mi propio blog, me sorprendería este cambio tan brusco. Si escribes habitualmente en tu blog creo que lo entenderás. Escribir en un blog requiere una cierta dedicación tanto en tiempo como en esfuerzo que, en ocasiones, es difícil aplicar. El que pica las teclas no es una máquina. Es un persona con sus obligaciones y que también tiene su vida fuera de la blogosfera.

También es el caso de Adolfo Estalella con su ConTexto. En Mirándome el ombligo, Adolfo empezaba con:

El blog se me está convirtiendo en una especie de lastre pesando. No tengo la menor apetencia por escribir en las últimas dos semanas.

Y es que creo que, en ocasiones, los bloggers nos saturamos. Nos saturamos de información, nos saturamos de contar el número de artículos que escribimos al día, nos saturamos porque nadie comenta, nos saturamos porque la gente nos critica. Incluso, llegamos a saturarnos tanto que tomamos una decisión tan drástica como cerrar el blog. Comenté el caso del cierre de DosyDosCuatro.com hace poco.

Día a día van apareciendo nuevos blogs. Nuevos blogs que escriben sobre lo mismo que escribes tú. Actualizan más rápido, escriben más artículos y reciben más visitas. ¿Y qué? Aunque muchas veces perdamos el horizonte, eso no importa cuando se trata de un blog personal. Lo importante es sentirte a gusto con tu blog. Disfrutar escribiendo y, cada vez me estoy dando más cuenta de ello, definir tu propio estilo de escritura. Un estilo que te defina y que, aunque cueste encontrarlo, acabará caracterizándote tarde o temprano.

Leo, leo: El Blog de Enrique Dans

Siguiendo con la categoría Leo, leo en la que explico cuales son los blogs que leo habitualmente y los motivos que me llevan a ello, hoy le toca el turno a El Blog de Enrique Dans.

Si Google Dirson fue el primer blog al que «le hinqué el diente», El Blog de Enrique Dans se podría decir que fue el segundo. Prácticamente no sabía ni lo que era un blog cuando descubrí el de Enrique Dans. No recuerdo exactamente como llegué hasta él aunque me atrevería a decir que fue mediante una búsqueda en Google. Leí algunos artículos suyos. Vi que estaban ordenados cronológicamente y me fui. Al cabo de una semana pensé que igual «ese hombre» había actualizado la página con una artículo nuevo y decidí volver a entrar. ¿Actualizado? Habían muchos más artículos escritos. Los leí y, a partir de ahí, seguí leyéndolo. Luego llegó el RSS…

Para mí, fue el primer blog realmente personal (Dirson se podría considerar apersonal en cuanto al estilo de lectura) que descubrí. Uno no estaba acostumbrado a ver como una página web se actualizaba día a día con unos escritos y unas reflexiones narradas en primera persona.

Han pasado ya muchos días desde entonces. Yo no sabía ni quién era Enrique Dans ni si había alguien que le leía! Creo que a día de hoy sigue manteniendo ese carácter personal y ameno que tanta fama le ha dado (y le sigue dando).

Actualmente, para mí, El Blog de Enrique Dans es un blog de diseño sencillo con contenidos amenos en el que se discuten problemas y situaciones que se viven cada día en la Internet de nuestro días. Si tuviese que ponerle algún «pero» diría que, en ocasiones, Enrique escribe demasiado de sus viajes / reuniones / congresos a los que asiste aunque, no lo olvidemos, es lo que tiene tratarse de un blog personal.

Zed Digital presenta un estudio sobre blogs y publicidad

Julio Alonso comenta en Merodeando que Zed Digital ha publicado un estudio en versión PDF (4Mb) sobre blogs y publicidad basándose en unas 2000 entrevistas telefónicas más 8 entrevistas personales. Creo que es interesante darle un vistazo puesto que, a pesar de ser 40 páginas, resume de una manera muy clara y amena conceptos como el perfil de la gente que comenta en los blogs, la relación entre ser y no ser blogger y comentar en otros blogs, el tiempo dedicado a leer y escribir en blogs…

No dice nada que ya no sepamos y confirma hechos como que la plataforma de publicación de blogs que más se utiliza son los Windows Live Spaces o que la mayor parte de bloggers (entre los que me incluyo) tan sólo lleva 1 o 2 años blogueando.

Igual cabría destacar como sorprendente que se afirma que el 81.8% de los internautas apoya la publicidad en los blogs. Huuummm… no lo tengo tan claro esto… ¿el 81.8%? ¿No es mucho?

Flickr y las explicaciones

mosaico flickr

Cuando uno hace fotografías de un viaje normalmente suelen aparecer en ellas aquellas personas que te acompañan. A estas personas luego les gusta verse retratados en esas fotografías y compartir recuerdos contigo. En este sentido, últimamente me ha pasado una situación curiosa.

Tal y como he dicho ya repetidas ocasiones en los últimos artículos (que pesao que soy!) en semana Santa Santa he hecho un viaje a Brasil y he subido las fotos a mi cuenta de Flickr. En algunas de estas fotos habían paisajes, en otras aparecía yo y en otras aparecía más gente.

Antes de subir las fotos a Flickr decidí consultar a estas personas su opinión al respecto. Hay que tener en cuenta que aunque yo tenga un blog no significa que toda la gente con la que fui esté ‘en este mundillo’. Ni mucho menos. Sus respuestas fueron tajantes: «Ni se te ocurra subir una foto a Internet en la que aparezca yo». Desde entonces, he intentado convencerles de que no hay nada malo en ello.

Sus argumentos se podían resumir en un primer momento en: «Si las subes a Internet las va a poder ver todo el mundo». Mi respuesta: «No. Las marco como privadas para que sólo las pueda ver y punto». Flickr permite esta opción incluso restringir la visión de las mismas únicamente a aquellos de tus contactos que tengas seleccionados como amigos o familiares. En segundo lugar, me argumentaban que, aunque los internautas en general no pudiesen verlas, los trabajadores de Flickr (Yahoo!) si que podrían verlas. Mi respuesta: «Se suben al día miles y miles de fotografías a los servidores de Flickr como para que los trabajadores de Flickr se dediquen a mirarlas una a una».

Además, pondría la mano en el fuego de que los servidores donde están alojadas esas fotos son infinitamente más seguros que cualquiera de nuestros ordenadores (por muchos antivirus que le pongas a tu Windows XP ;)). De esta manera, es mucho más probable de que alguien entre en tu ordenador y se descargue anónimamente esas fotos de que se cuelen en un servidor de una compañía como Yahoo!

También me comentaban que para solucionarlo siempre se pueden hacer copias en CDs/DVDs. Mi respuesta: «Un CD/DVD se pierde fácilmente y se deteriora con el tiempo. Además, a diferencia de nosotros, Flickr tendrá copias de seguridad de esas fotos».

No se, no es que diga que todo el mundo tenga que subir sus fotos a Flickr. Tan sólo digo que no hay que tener pánico por subirlas a Internet. Es igual (o incluso más) seguro que si las almacenásemos nosotros mismos.

¿Qué opináis?