Nunca olvides al Gran Hermano

Revisando las estadísticas de Un Blog Más me he dado cuenta de que en más de una ocasión alguien ha llegado a este blog buscando en Google por Jordi Abad. Eso me ha dado que pensar. Y es que lo más curioso del tema es que, a diferencia de la persona que busca, yo desconozco completamente los motivos que le llevan a poner ese nombre y ese apellido en un buscador y llegar hasta mí. ¿Será un amigo de la infancia que se pregunta que será de mí? ¿Será que busca a otro Jordi Abad? ¿Será alguien de recursos humanos de alguna empresa? Hay tantos «será»…

Y, venga, no me engañéis. Seguro que alguno de vosotros ha buscado información alguna vez en Google sobre algún familiar, algún amigo o el compañero que acaba de entrar en la empresa. Yo lo admito: Cuando me pica la curiosidad por alguna persona, busco en Google. Seguro que hay algo que me sorprende. Queramos o no, hoy en día podemos descubrir más cosas de las que nos esperamos realizando una búsqueda por Internet. Cada día nos pasamos más rato frente al ordenador conectados a la red utilizando diferentes servicios que pueden dejar información muy valiosa para alguien que quiere saber algo de nosotros. Y por muchos seudónimos que utilicemos siempre pueden acabar descubriéndonos de una manera u otra.
¿Es importante dejar una buena imagen de nosotros? A mí me da la impresión de que sí. Hay varias maneras para ello. Una de ellas, por ejemplo, es un blog. Un blog dice mucho de ti o, por lo menos, eso es lo que yo creo. Todavía recuerdo entrevistas de trabajo en las que el entrevistador me comentaba los últimos artículos escritos en mi blog. Por el otro lado, he estado en entrevistas en las que el entrevistador ni siquiera había entrado a darle un vistazo al blog. Ya no digo leer un artículo. ¿No se estaba perdiendo muchas información interesante sobre cómo soy, cómo escribo y cómo me comporto?

Evidentemente un blog no es la única manera de aparecer en Internet. Cualquier otro servicio que utilicemos con nuestro nombre puede ser susceptible de ser rastreador por la araña de los buscadores y… zas! la gente ya sabe que has estado allí. Creo que este tema nos tendría que hacer pensar que cada vez más estamos perdiendo la privacidad en la red y que los demás tienen más facilidad de acceder a información que puede destapar nuestros gustos, manías, adicciones y costumbres.

Vaya, que aunque muchos no lo reconozcan, el mundo está lleno de voyeaurs. No lo olvides! 😉

Motivación en el mundo de la programación

programmer

De vez en cuando van apareciendo por la blogosfera listados de consejos/motivos/métodos sobre diversos temas. Recientemente he encontrado dos relacionados directamente con los equipos de trabajo de programadores. El primero, 5 métodos para cabrear a un programador – Manual de empresarios, explica, con ejemplos, realidades con la que nos tenemos que enfrentar día a día aquellos de nosotros que nos dedicamos al mundo de la programación. El segundo, Top 10 ways to demotivate your programming team, explica cómo «destrozar» a un equipo de programación que funciona correctamente. A continuación, voy a dar mi punto de vista sobre alguno de estos puntos:

  • Establece plazos de entrega imposibles.

Cómo a todo el mundo, a los programadores tampoco nos gusta trabajar bajo una presión excesiva. Desgraciadamente, es normal habitual en la informática establecer plazos de entrega en los que a los programadores se les cae la mandíbula al suelo cuando se los comunican. No nos engañemos, todos hemos tenido que trabajar en alguna ocasión más horas de lo debido para poder llegar a una entrega de proyecto.

  • Permíteles hacer horas extras.

Tal y como comentaba en el punto anterior es algo habitual el tener que hacer horas extras… y dar las gracias si te las pagan. Es algo que todavía no he llegado a entender nunca. Cómo es posible que siempre existan desviaciones en el tiempo estimado para desarrollar cualquier proyecto. No sucede en otros ámbitos y, en cambio, es el pan de cada día en la informática. Quizás sea una falta de madurez en el sector o la falta de métodos más sofisticados para ajustar el coste de tiempo y recursos necesarios para llevarlos a cabo.

  • No les permitas descansos ni reír ni hablar con sus compañeros.

El programador, aunque no lo parezca, necesita desarrollar una capacidad de creatividad para llevar a cabo su trabajo. Si no le das descanso esa creatividad se irá decrementando y la posibilidad de cometer algún error en su código se irá incrementando exponencialmente. Además, el programador, por muy friki que sea, necesita comunicarse con alguien que no sea la pantalla del ordenador. Necesitan entretenerse, pasar ratos distendidos, reirse de chistes aunque éstos sean frikis!

  • Rompe la máquina de café… y la de cocacola!

Es ya un mito el hecho de que el programador necesita una (o más) dosis diaria de cafeína ya sea bebiendo café, tomando cocacola o inyectándosela directamente vía intravenosa. Este punto no lo comparto puesto que cómo he dicho se trata de un mito. Conozco a muchos programadores que no necesitan cafeína para realizar su trabajo.

  • No les permitas escuchar música mientras trabajan

Este punto lo he añadido yo. Creo que puedes cargarte la máquina del café sin causarle ninguna molestia al programador pero si le quitas la música y sus cascos… otro gallo puede cantar! En mi caso soy incapaz de concentrarme con música de fondo pero, por allí donde he estado, me he dado cuenta de que hay muchos programadores que son incapaces de concentrarse sin música. Si les quitas la música, conseguirás crispar a más de un programador.

  • Infravalora su trabajo

Verdad de la buena. Aunque es cierto que los programadores estamos acostumbrados a que se infravalore nuestro trabajo, es algo que no le hace gracia a nadie. En muchas ocasiones, las personas ajenas a la programación tienden a restar importancia a la implementación y no se dan cuenta que es la base de todo el resto. Tío, no infravalores su trabajo.

  • Díles como hacer su trabajo

Este punto es directamente proporcional a la cantidad de años que lleve el programador trabajando. Es decir, cuantos más años lleve implementando aplicaciones más le toca las narices que le digas cómo tiene que hacer las cosas. Se podría extender al resto de profesiones.

  • Págales poco dinero

Sin duda, es una gran opción si quieres desmotivar a cualquier persona. Si le pagas poco, se pueden producir dos cosas: que trabaje a desgana o directamente que se largue de la empresa.

  • Introduce al equipo un programador desmotivado

Trabajar en equipo suele ser habitual en el mundo de la programación. Mantener una buena relación con tus compañeros ayuda mucho y se nota en el resultado final. Si en el equipo hay una persona que tiende al pasotismo y está lleno de desgana es muy probable que arrastre a sus compañeros hacia esa actitud.

Y hasta aquí mi punto de vista a los puntos que me han parecido más interesantes de los dos artículos mencionados en la primera parte de este post.

El mundo de la programación y la motivación, esa fórmula tan difícil de resolver…

Geeki, humor geek en castellano

Hace unos días una buena parte de la blogosfera que escribe sobre temas tecnológicos anunciaba la aparición de Geeki, un a tira cómica vía web de humor geek.

Ya han sacado unos cuantos números y la frecuencia de publicación es constante. Aquí tenéis un ejemplo de lo que os podéis encontrar en Geeki:

(si estás en un lector de feeds es posible que no veas la tira. Pásate por Un Blog Más si te apetece ver esta tira)

Trasladándome a Google Reader

google-reader

Empecé leyendo blogs con el lector de feeds integrado en Thunderbird. Al poco tiempo, me pasé a Bloglines y, hasta la fecha, era el sistema que utilizaba para leer blogs habitualmente.

Hará cosa ya de dos semanas, decidí probar Google Reader. Había leído en varios blogs acerca de las mejoras de la versión actual con respecto a la inicial y me dí un margen de dos semanas para probarlo y decidir con cuál de los dos me quedaba.

Finalmente, he decidido que voy a quedarme con Google Reader. No digo que se lo recomiende a todo el mundo puesto que depende de las necesidades de cada persona el utilizar un lector de feeds u otro, o ninguno. En mi caso, me resulta muy cómodo utilizar uno vía web puesto que puedo mantener la misma lista de artículos pendientes por leer desde cualquier lugar y dispositivo desde el que me quiera conectar.

Actualmente, Google Reader ofrece una interfaz agradable (a diferencia de la versión inicial) y «ajaxizada» similar a prácticamente todas las aplicaciones de Google. La importación de la lista de blogs que ya leía desde Bloglines hacia Google Reader ha sido realmente sencilla gracias al OPML.

El principal motivo que me ha llevado a realizar la migración ha sido el continuo desarrollo que creo que va a tener Google Reader mientras que Bloglines, a mi juicio, se mantiene estancado y no está añadiendo mejoras sustanciales a lo largo del tiempo. Además, me he acostumbrado a utilizar Google Reader con el teclado de manera que no necesito el ratón para nada con lo que agilizo el tiempo que le dedico a la lectura de blogs. Con tan sólo 4 teclas eres capaz de realizar las acciones habituales de este tipo de herramientas.

En fin, esperemos que con el tiempo Google Reader añada nuevas características interesantes que puedan beneficiarnos a todas aquellas personas que utilizamos en nuestro día a día esta herramienta.