Imagen Header Un Blog Mas Jordi Abad

Tarde de compras

Ayer por tarde acompañé a mi novia a comprar a uno de esos grandes centros comerciales que hay en las grandes ciudades. Como el día estaba lluvioso decidimos acudir a un centro comercial “cubierto” donde la lluvia no nos pudiese molestar.

En una gran ciudad como es Barcelona, no fuimos los únicos en pensar de la misma manera por lo que lo primero que nos encontramos fue con una caravana de coches de esas que dan gusto para acceder al parking. El parking es gratuito las primeras 3 horas, un técnica de marketing que utilizan este tipo de centros comerciales en los que es complicado llegar mediante transporte público.

Una vez conseguimos acceder al parking, el siguiente objetivo fue encontrar una plaza, cosa que no resulta nada fácil cuando se trata de encontrarla sobre las 6 de la tarde. Afortunadamente, encontramos una: lejos de la entrada, pero la encontramos.

Una vez accedimos al recinto, una gran multitud de gente se muestra ante ti, deambulando de una tienda a otra con espíritu consumista. Es en este tipo de sitio, donde te acuerdas porque en los primeros años de universidad donde hay multitud de alumnos te tratan como a un número. Aquí, sucede más o menos lo mismo. Te sientes como una hormiga en un hormiguero, con la única diferencia de que aquí las hormigas no trabajan sino que consumen.

El objetivo de la tarde era conseguir un vestido para mi novia ya que de aquí a pocas semanas, tenemos un compromiso al que hay que ir bien vestido. Empezamos a entrar a un montón de tiendas de chicas y, después de un buen rato, llegué a una conclusión sobre el prototipo de gente que compra en esas tiendas. Después de observar, te das cuenta de varias cosas:

  1. Eso de que comentan de que en el mundo hay más chicas que chicos es cierto. Cuantas mujeres!!! Y mira que en la carrera de Informática parece que te intentan demostrar lo contrario…
  2. No se como se lo hacen, pero en los probadores siempre hay cola. Siempre.
  3. No solo en los probadores, en la cola para pagar también hay siempre cola!
  4. Normalmente compran en grupo y ese grupo está formado por mujeres: La madre y la hija, un par de amigas, un grupito de amigas que han quedado para ir a mirar porque estaba lloviendo,…
  5. Cuando no compran en grupo, lo hacen con sus respectivas parejas en las que el novio va detrás de la chica como un perrito faldero y va asintiendo repetidamente con la cabeza a las preguntas que le hace su pareja. Entre estas preguntas hay algunas que son muy comprometidas del estilo: ¿Me queda bien? ¿No te gusta?… Este es mi caso. No fui el único que se encontraba en este caso. La mayoría de hombres que se encontraban en las tiendas estaban en mi misma situación y se comportaban de manera similar.

No se si soy el único que lo piensa pero esto es lo que he sacado de esta tarde de compras. Por cierto, al final no compramos el vestido.


No Comentarios

(required)
(will not be published) (required)
(opitional)

Suscripción

Categorías

Cifras

  • 725 artículos
  • 2,573 comentarios
  • 1,073 usuarios
  • 67 enlaces