¿Qué es lo que motiva a los desarrolladores de software?

motivacion

A

  • Estar concentrado en mi trabajo y ver que el tiempo pasa volando y, de repente, me doy cuenta de que han pasado 4 horas cuando creía que habían pasado 10 minutos. (Russell Ball)
  • Ser tratado como un humano y no como otro «recurso» por los jefes de proyecto.(Krishnan Thodla)
  • El deseo personal (o la actitud) de ser mejor tanto profesionalmente como personalmente. Quieres convertirte en mejor persona. (Angelo Anolin)
  • Unas «gracias» por parte del usuario final. (Sung)
  • Simplicidad! Crear algo tan simple como sea posible proporcionando suficiente valor. (Carl Byström)
  • Dinero. (Ngu Soon Hui)
  • Confianza por parte de un jefe de proyecto. Me refiero especialmente al momento después de finalizar un proyecto. Si el proyecto ha acabado satisfactoriamente, tener la confianza suficiente para el próximo proyecto y mayor responsabilidad. (Brad Schafbuch)
  • Añadir un valor real al mundo haciendo algo con lo que disfruto. (Emad Alashi)

Y a tí, ¿qué te motiva en tu trabajo?

Más prestar atención y menos trabajar tantas horas

Ya de regreso de las vacaciones me encuentro en Lifehacker con el post Controlling Your Attention is the New Work Ethic en el que se trata un tema que creo que nos va a ir afectando cada día más: productividad vs las distracciones que nos puede provocar (y nos provoca) Internet. Y es que ya no sólo se trata de la mensajería instantánea a la que hacía referencia el otro día Alex. Tenemos Twitter, tenemos Facebook, tenemos Google Reader y la lista no para de crecer. Del propio artículo:

A person who works six hours a day but with total focus has an enormous advantage over a 12-hour-per-day workaholic who’s «multi-tasking» all day, answering every phone call, constantly checking Facebook and Twitter, and indulging every interruption.

Y es que, a día de hoy, la mentalidad de trabajar horas y horas cada vez cobra menos sentido puesto que la variedad de fuentes de distracción va creciendo año tras año convirtiéndose de una manera implícita en un enemigo más contra el que tenemos que luchar. Así que ya sabéis lo que nos toca: menos procrastinar y pensar que trabajamos tantas horas y más centrarse en lo que toca 😛

Esto va de etapas twitteras

El otro día marilink traducía al castellano las 5 etapas por las que Rohit Bhargava dice que uno pasa al utilizar Twitter:

5_stages_twitter_acceptance

En mi caso:

  1. Efectivamente fue lo primero que pensé en un primer momento. No veía que podía aportarme y que podría aportar yo utilizando Twitter a la gente que presumiblemente estaría interesada en seguir mis actualizaciones.
  2. Es evidente que uno no puede formarse una opinión sin antes probar las cosas. Así que también pasé por esta fase e hice algunas pruebas, siguiendo a conocidos y amigos y escribiendo algún «tweet». No me llamó la atención.
  3. Nunca he utilizado Twitter para hacer autobombo. No veo mal que haya gente o empresas que lo hagan. Al fin y al cabo, eres libre de seguirlos en Twitter o no.
  4. Pues sí. Por este punto también he pasado. Más que decir que «estaba haciendo en todo momento» me dedicaba a aportar algún «reply» sobre lo que mis contactos estaban escribiendo.
  5. No creo que me encuentre en este punto ni que lo ande buscado. ¿Twitteas para cibervivir o cibervives para twittear? Yo, lo primero 😛

¿Podría vivir sin Twitter? Pues claro! Twitter me permite estar más en contacto, o de una manera más inmediata, con mis amigos pero no es una herramienta imprescindible.

Algo que creo que hace falta para que Twitter acabe de popularizarse en España es la posibilidad de estar conectado en todo momento. Es decir, si utilizo Twitter debo poder twittear en todo momento y no sólo si me encuentro en una oficina, en casa o en un bar con wifi. Actualmente hay muchos ciudadanos (entre los que me encuentro) que no disponen de ello lo que provoca que, en ocasiones, uno quiera twittear lo que sea y no pueda. Con el tiempo esto cambiará cosa que permitirá a la gente utilizar Twitter de una manera mucho más fluida.

Y tú, ¿utilizas Twitter? ¿cuáles son las etapas por las que has pasado?

Los blogs de las empresas y no de las personas

blog_empresa

Julen vuelve a escribir uno de esos artículos que dan para reflexionar: El blog corporativo ha muerto. Afirma que: «Los blogs corporativos confirman lo que ya era más que evidente: que los blogs son para las personas. Y que los blogs corporativos acaban descafeinados, manchados por un estúpido velo de marketing de nuevo cuño». También menciona el estudio de Forrester Research en el que se señala que sólo un 16% de los internautas les otorga credibilidad.

Estoy bastante de acuerdo con lo que dice Julen. Creo que las empresas no han sabido ni saben entender de que manera funcionan los blogs. Se trata de UNA CONVERSACIÓN. Una conversación bidireccional en la que no sirve para nada ir escribiendo sobre lo buena que es la empresa y lo bien que lo hace todo y en hacer copy&paste de las notas de prensa. Así no te acercas a tus lectores. Es un medio en el que no puedes estar vislumbrando el mundo desde tu atalaya e ir lanzando chorros de palabras a tus lectores con la esperanza de que éstos crean ciegamente en ti. Tienes que entender el medio. Tienes que escribir artículos de tú a tú, enlazar a las fuentes, permitir que la gente comente con libertad y no poniendo trabas con la moderación de comentarios. Tienes que saber escuchar.

Los blogs comporativos fallan en el momento en el que el blog se convierte en una simple estrategia más de marketing. En mi opinión los (pocos) buenos blogs corporativos son aquellos en lo que los artículos son escritos por los propios trabajadores. Ahí es donde el blog aporta valor al lector puesto que, gracias a él, puedes ver cual es el ámbiente que se respira en esa empresa y el tipo de gente que trabaja en ella. Y si no te lo crees dale un vistazo al blog de Last.fm para saber lo que es bueno.

Actualizando el blogroll de 1B+

Hace ya unos días que alguno de vosotros me ibais comentando de un problema en el blogroll de 1B+ por el cual no se veían los enlaces.

Parece ser que había un problema con el plugin de WordPress que utilizaba por lo que he decidido prescindir de dicho plugin y he aplicado los pasos descritos en Crear una página para el Blogroll para volver a disponer de un blogroll en condiciones.

Además, he aprovechado la ocasión para actualizar la lista de blogs que aparecen en el blogroll con aquellos blogs que voy leyendo día a día en la actualidad. Algunos blogs han caído de la lista y he ido añadiendo blogs de amigos, compañeros de trabajo y aquellos que, por motivos profesionales, son imprescindibles para estar al día.